Carmen Aristegui, activistas y otros periodistas mexicanos espiados por el gobierno

Más de 76 mensajes infectados con un spyware desarrollado por NSO Group fueron enviados a quienes realizaron investigaciones de corrupción por parte del presidente de México, y la participación de las autoridades federales en casos de violación de derechos humanos.


El NSO Group es una compañía fundada en 2010 gracias al financiamiento de la Unidad Central de Recolección de los Cuerpos de Inteligencia de las Fuerzas de Defensa de Israel, conformada por especialistas en la captación de señales y descifrado de códigos.

Sus productos no están dirigidos al público en general, están restringidos a agencias gubernamentales autorizadas. Según este informe, se ha documentado su adquisición por al menos tres dependencias en México: la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), la Procuraduría General de la República (PGR) y el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN).

Pegasus es un software espía desarrollado por ellos y fue descubierto en agosto del año 2016 después de un intento de instalación fallido en el iPhone del defensor de derechos humanos Ahmed Mansoor.
Esta herramienta es capaz de leer los mensajes de texto, realizar llamadas de seguimiento, recopilar contraseñas, trazar la ubicación del teléfono, y recopilar información de las aplicaciones, incluyendo iMessage, Gmail, Facebook, WhatsApp y Skype.

De acuerdo con un reporte elaborado por The Citizen Lab, Artículo 19, R3D y SocialTIC, enlaces infectados fueron enviados a periodistas mexicanos, abogados y al hijo, entonces menor de edad, de la Premio Internacional de Periodismo Knight, Carmen Aristegui.


Algunos de los mensajes suplantaban a la empresa UNOTV y a la Embajada de los Estados Unidos, mientras que otros se hacían pasar por alertas de emergencia AMBER, el sistema de notificación de menores de edad desaparecidos, aunque en otras se trató de burlas y temas de índole personal y sexual. El ataque se realizó enviando un puñado de textos en algunos casos, y en otros a través de bombardeados con mensajes durante más de una hora y media. 

Los objetivos comparten una conexión básica: Han participado en la investigación de corrupción de alto nivel, o en la participación del gobierno en violaciones de los derechos humanos. Los intentos de infección a menudo coincidieron con el trabajo sobre investigaciones específicas de alto perfil y temas sensibles entre enero de 2015 y agosto de 2016.

Los periodistas afectados son Carmen Aristegui e hijo, Rafael Cabrera y Sebastián Barragán, ambos periodistas especializados en investigación de la corrupción y que han colaborado previamente con Aristegui Noticias, Salvador Camarena, Daniel Lizárraga y Carlos Loret de Mola, este último de la empresa Televisa. En su caso, los mensajes llegaron por primera vez durante el tiempo en que cubrió la matanza del 22 de mayo de 2015, y en la cual se informaba sobre la posible implicación y el posterior encubrimiento de elementos del gobierno federal mexicano en la desaparición de 42 personas.


Según informa Citizen Lab, a NSO Group se le pidió un posicionamiento antes de que sus informes se hicieran públicos, y ellos respondieron que “su misión es ayudar a hacer del mundo un lugar más seguro, proporcionando a los gobiernos autorizados la tecnología que les ayuda a combatir el terrorismo y el crimen”, y que además trabajan en estricto apego a leyes y reglamentos de control, aunque no operan directamente ninguna de sus herramientas.


Pese a estas declaraciones, Citizen Lab ha descubierto en repetidas ocasiones abusos con el software espía de su propiedad, lo que para ellos demuestra una falta de control sobre los usuarios finales. Los gobiernos parecen estar vigilando a individuos y organizaciones que no son delincuentes ni terroristas. En el caso de México se ha encontrado que miembros de la sociedad civil e incluso científicos son infectados con algún tipo de spyware.

Por si todo esto fuera poco, en los últimos años se ha incrementado el acoso a través de herramientas informáticas de venta exclusiva a agencias gubernamentales. Sobre  todo a periodistas.

En conferencia de prensa Carmen Aristegui pregunta al presidente: "¿No le parece siniestro?"

No hay comentarios.

ArgoffTV. Con tecnología de Blogger.