Frida Sofía y Monchito, los inexistentes "Niños Terremoto" de México


En un capítulo de los Simpsons llamado Bart y la Radio, si no me equivoco, Homero le regala una radio a Bart y este la tira en un pozo para jugarle una broma a su familia y a sus vecinos. Al niño le llama Timmy O'Toole y consigue que todos enfoquen su atención en él hasta que la policía descubre lo que en verdad sucedía.

Muchos en México no pudieron dejar de comparar este capítulo con otro presentado por la televisión mexicana: El supuesto caso de una niña atrapada bajo los escombros del Colegio Rébsamen después del temblor del pasado 19 de septiembre.

Y es que todo parece sacado de la mente de un pequeño Bart, aunque claro, en la realidad no se trataba de una simple travesura, sino de una historia muy bien planeada. 

Desde el principio se decía que sus padres estaban presentes, pero que preferían guardar el anonimato hasta que su hija fuera rescatada. Algo así era fácil de confirmar. Televisa, la única empresa autorizada para transmitir desde el interior, podía moverse con facilidad por todas partes y no son amateurs, así que podían haber sospechado de este rumor.

También confirmaron que le habían proporcionado agua e incluso que le brindaron oxígeno, además de que hablaban de una maestra que confirmaba sus dichos y también que se llamaba Frida Sofía.

Como ahora sabemos, se trataba de una noticia falsa. Nunca existió alguien con ese nombre. Y poco a poco los testigos comenzarían a dar cuenta de esto con enojo.

TV Azteca, la competencia directa de la empresa Televisa, no dejó pasar la oportunidad para humillar a su rival y transmitió el capítulo de los Simpsons sobre el niño en el pozo.
 No es la primera vez que esto sucede. La historia de Los Simpsons no es una afortunada coincidencia. Los medios de comunicación inflan toda clase de historias con fines económicos, y lo y lo hacen todo el tiempo. No podemos sorprendernos. Pero también la gente común hace lo propio. Así se dan fenómenos como la psicosis colectiva.

Ya el 19 de septiembre, pero de 1985, vaya coincidencia, en los escombros de una vecindad en el barrio de La Merced, la gente hablaba de dos personas sepultadas entre los escombros. Se trataba de un niño al que identificaban como Luis Ramón y apodaban "Monchito".

Según los vecinos y rescatistas, se encontraba atrapado en compañía de su abuelo. Pero después de una intensa búsqueda en la que participaron equipos de rescate de distintos países, y también con la Marina de México, otra coincidencia, pararon la búsqueda y determinaron que ya no quedaba nadie vivo bajo los escombros.

Por su parte los espontáneos volvieron al lugar y juraron que al interior el niño todavía daba señales de vida, atrayendo la atención de los medios de comunicación nacional e internacional. 

Los rescatistas se detenían de vez en cuando para hacerle preguntas a Monchito y este a su vez respondía con golpes. Por eso mismo el presidente Miguel de la Madrid ordenó que se mantuviera la búsqueda. Obviamente no había nada debajo de los escombros.

La histeria colectiva suele darse en momentos como el que estamos pasando, y basta con que un individuo caiga enfermo o histérico durante un periodo de estrés. Cuando comienza a compartir los síntomas, otros también empiezan a “notar” síntomas similares. 

No hay comentarios.

ArgoffTV. Con tecnología de Blogger.