Entusiasta de pseudoterapias exige beber las aguas sucias del “sarcófago negro”


Debido a la importancia histórica de la ciudad de Alejandría se exige a las constructoras que se realice una inspección por parte de autoridades especializadas en arqueología, antes de realizar cualquier obra. Así hace tres semanas, durante la construcción de un edificio en el distrito Sidi Gaber, se descubrió un sarcófago de granito negro a 5 metros de profundidad y que se remonta al período ptolemaico. 

Este sarcófago es ahora considerado como el más grande descubierto en Alejandría. Tiene una altura de 185 cm, una longitud de 265 cm y una anchura de 165 cm.

En ese sitio también fue encontrada una cabeza masculina de alabastro, por lo que se consideró en su momento, que pertenecía al dueño de la tumba. Fue esta la razón por la que en un principio se especuló que pertenecía a Alejandro Magno. Lo que se encontró al interior fueron tres momias.



Por si esto fuera poco al levantar la tapa unos cinco centímetros, los arqueólogos tuvieron que evacuar la zona debido que desde el interior escapó un olor insoportable. Encontraron un caldo de huesos de color rojizo que en cuestión de horas, entusiastas de los fenómenos paranormales y las pseudoterapias relacionaron con venenos y hasta “mercurio rojo”.

El mercurio rojo es una sustancia ficticia cuya historia comenzó a circular por primera vez en los años ochenta, cuando algunos medios de comunicación aseguraban que era parte vital para la fabricación de bombas atómicas.

Como era de esperarse, muchos siguen creyendo que esta sustancia existe, y pese a que el líquido resultó ser nada más que agua residual que entró en el sarcófago por una fisura desde el edificio que se encontraba encima y que tomó ese color al mezclarse con los objetos al interior del sarcófago, los entusiastas decidieron que existe una teoría de la conspiración para ocultar lo que ellos denominan “la verdad” y están, una vez más, dispuestos a sacrificar su honor.

En Change.org se ha publicado una petición a nombre de Innes McKendrick, un programador británico de videojuegos. Su idea es que permitan a la gente… Beber el asqueroso líquido en una bebida carbonatada para que las personas puedan absorber su energía. La petición hasta el momento cuenta con más de 4 mil firmas y hora tras hora se siguen sumando a esta “buena idea”. En palabras de quienes han firmado la petición: “demandan el acceso a ese elixir”.

Con esto sería suficiente para conseguir una sonrisa, pero además la petición va dirigida no a las autoridades egipcias sino a alguien que ha llamado “el rey de los esqueletos”. 

Para él, el sarcófago negro y su caldo de bacterias es en realidad símbolo de la esperanza y una oportunidad que se les ha negado en el fin de los tiempos.

En entrevista con Metro Reporter dijo lo siguiente: “…Muchos se sintieron decepcionados cuando el oscuro y extremadamente maldito sarcófago fue abierto para revelar solo esqueletos empapados en aguas negras. Es extraño porque los esqueletos son intrínsecamente asombrosos. Sin embargo, me mantengo fiel a la esperanza que nos prometieron, y creemos profundamente que al consumir el jugo de esqueleto en forma de una bebida carbonatada con alto contenido de cafeína, aún podemos tener una oportunidad antes de entrar en una era de oscuridad y desesperación interminables.” 

No hay comentarios.

ArgoffTV. Con tecnología de Blogger.